Poción de amor número nueve – capítulo 4

Resumen: Zorro anticipa las acciones de con pociones y decide usarlas para sus propios fines. Al final, Diego bebe una poción.

Nota: Muchas gracias a mjf2468 por su ayuda y sugerencias lingüísticas. : D

Traducción por Mariana Melendez de “Love Potion Number Nine” por kasiaeliza


Todos en el esperaban ese final, aunque algunos todavía estaban sorprendidos por el rápido ritmo de los acontecimientos. El Don Diego, que a menudo ayudaba a los demás sin importar su origen, y la dama exaltada encajaban mucho mejor que y . Definitivamente, el esquivo bandido no pudo proporcionarle a la Escalante una familia e hijos.

Incluso con una boda tan rápida, una gran multitud de simpatizantes se reunió en la iglesia y en la plaza frente a ella. Todos los demás vitorearon y felicitaron a la joven pareja cuando salieron de la iglesia. Diego tomó de repente a su en sus brazos y la hizo girar, lo que provocó una ola aún mayor de entusiasmo y silbidos entre la multitud.

Cuando la dejó con cuidado, no dejó de robarle un jugoso beso a su novia. En ese momento De Soto se les acercó. Había rodeado la plaza de soldados con la vaga esperanza de que apareciera finalmente en el último momento e interrumpiera la ceremonia. Sin embargo, sus esperanzas resultaron inútiles.

“Bueno, bueno, finalmente has terminado con tu noviazgo. Felicitaciones y te deseo una larga luna de miel muy, muy lejos del . Muy, muy lejos”.

A pesar de todo el abanico de emociones que acaba de sentir el , todas positivas y hasta eufóricas, el joven De la Vega sabía que debía manejar la situación con prudencia. De lo contrario, los momentos de felicidad con su amada mujer serán muy breves. Y la forma más fácil era cometer un error justo antes de la meta.

Por eso Diego se acercó al y le agradeció con sinceridad y alegría como no escuchara su sarcasmo. “Muchas gracias, Ignacio. Vamos a Santa Bárbara de luna de miel. ¿Y quién sabe? Quizás pronto tendrás un nuevo ciudadano en Los Ángeles.”

De Soto resopló y palmeó el hombro de su marido y se sonrojó maravillosamente.

xxx Zorro xxx

Se colocaron mesas con comida en el porche y frente a la taberna, y se limpió el centro del pueblo, creando un lugar para bailar. Todos lo pasaron muy bien, sobre todo porque De Soto, enojado con su derrota, se declaró cansado y se fue bastante temprano. La pista de baile estaba llena de gente y los novios casi nunca la abandonaron. A pesar de que ambos bailaron con otras parejas, siempre encontraban el camino de regreso el uno al otro cada pocas canciones.

La única persona que no se unió al humor fue Don . Por supuesto, estaba encantado de que Diego finalmente se casara, de que su elegida fuera , a quien había tratado durante mucho tiempo como una hija y un miembro de la familia.

Pero toda esta prisa por casarse y la estupidez de la aventura de la poción de amor lo hacían sentir incómodo. Tenía sentimientos encontrados sobre este amor artificial. Se hizo a un lado bebiendo vino, perdido en sus pensamientos, y observó a la joven pareja. Le preocupaba que no fuera real, que Diego y pronto se arrepintieran de su matrimonio.

Así lo encontró el Padre Benítez, sentado en . El monje era conocido por ser un buen juez de carácter.

Desde el inicio de su estadía en Los Ángeles, el Padre sospechó que detrás de la fachada tranquila e indolente del joven se escondía el astuto Zorro, el salvador del pueblo. Y durante mucho tiempo, vio las miradas secretas del joven y los sentimientos mutuos de dos personas, aunque sin darse cuenta de la señorita u otros ciudadanos. El padre Benítez, de todo , deseaba a Diego y un matrimonio lleno de felicidad y seguridad, pero no había sabido conectarlos.

El buen padre también conocía los pensamientos que corrían por la cabeza gris del viejo de la Vega. Decidió que el anciano necesitaba un consejo piadoso. “, ¿no está disfrutando de la felicidad de su único hijo? Pensé que hacía tiempo que deseaba verlo en la alfombra de bodas”.

El Don sonrió cortésmente, aunque no había alegría en sus ojos. “Sí, lo había querido exactamente desde hace mucho tiempo, pero con las circunstancias actuales, no sé si fue una idea. Atrapé a Diego en una situación comprometedora y le dije que se casara de inmediato, pero … ¿Y si esta pócima de amor deja de funcionar y ven las cosas con claridad? Hasta ahora Diego y tenían una amistad, una amistad fuerte. ¿Y si este amor artificial destruye su conexión y empiezan a odiarse o volverse indiferentes? Quería que Diego lo se casara por amor “.

El padre Benítez rodeó a su amigo con el brazo. “Alejandro, tú mismo has dicho que hay una amistad fuerte y duradera entre ellos. Pero puedo asegurarte que tanto tu como han sentido mucho más que amistad el uno por el otro durante años. Esa poción solo sacó a relucir sentimientos ocultos a la superficie. Sin amor artificial. Piensa en ello. Verás que tengo razón ”

El monje le dio una palmada en el hombro y se fue. “ ¿Quizás tiene razón? ” El viejo don de repente sintió un inmenso alivio, y la incertidumbre que lo había perturbado durante medio día desapareció. Dijo una oración tranquila a su esposa y se unió a la multitud de bailarines. “ ¡Después de todo, es la boda de mi hijo! ”

xxx Zorro xxx

En una acogedora posada en las afueras de Santa Bárbara, los recién casados disfrutaron de pasar tiempo juntos. Durante el día salían a dar largos paseos por la playa, y de noche … bueno, hacían lo que hace toda pareja joven durante su luna de miel.

Unos días después de la boda, se acostó sobre el amplio pecho de su esposo y dibujó pequeños círculos en su piel con su dedo. Estaban descansando después de hacer el amor.

Diego inició la conversación. “, te prometo que limitaré la conducción como Zorro, solo intervendré si falla absolutamente. Pero aún habrá situaciones en las que se necesite al Zorro”.

“Diego, lo sé. Sólo te pido que tengas más cuidado. Ahora tienes a alguien a quien regresar de tus escapadas nocturnas”.

“¿Te arrepientes?” preguntó.

se levantó para mirarlo a los ojos. “Solo que nos tomó tanto tiempo. Pero la poción de amor y mi plan funcionaron.”

El caballero se sorprendió. “Cariño, te expliqué que era solo el poder de la sugestión que la poción funcionaba. Es solo agua coloreada. Además, yo la bebí, no el Zorro.”

Entonces notó la sonrisa apenas reprimida y los destellos traviesos en sus ojos. “Mi plan funcionó. Me casé con el Zorro. Y ahora que descansaste, hablemos de tu castigo por los muchos años de engaño. ¿Cómo puedes pagarme ahora?”

Cuando sus labios se unieron, Diego supo que este era el mejor castigo del mundo, y lo iba a pagar con mucho gusto todos los días por el resto de su vida.


FIN


Notas del autor:

Esto es todo. Espero que les guste: D

Gracias una vez más a mjf2468 por corregir todos mis errores y por algunas frases ella misma. Es mucho más legible después de corregir: D

Y gracias por cada comentario y revisión, es realmente inspirador trabajar para otras historias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *